“Cespedosa”, el hogar de Castro Prieto

20161203_111327A Castro Prieto, Premio Nacional de Fotografía 2015, ya lo he traído a Mi casa hace tiempo, cuando conocí el trabajo que ofrecía generosamente a sus amigos a través de una red social. Estos días protagoniza una espléndida exposición en el antiguo edificio de Tabacalera, un ámbito perfecto para mostrar su trabajo. Cespedosa es el título de la muestra, el pueblo salmantino en el que nació el fotógrafo, su hogar, su referencia afectiva y emocional.  “…uno no es de ninguna parte mientras no tenga un muerto bajo tierra”, recuerda Castro Prieto las palabras de García Márquez en una de sus salas.

20161203_11154020161203_112032

 

 

Un viaje sentimental, es lo que nos propone el fotógrafo. “A lo largo de cuatro décadas, casi sin pretenderlo, el autor ha ido construyendo con sus imágenes un discurso introspectivo que ha terminado conformando todo un recorrido por su memoria y sus sueños. Un discurso enhebrado en la tarea siempre fronteriza de la creación fotográfica, entre el contenido y la forma, entre la razón y los sueños, entre la intuición y la técnica”, indica Chema Conesa en la presentación de la exposición.

20161203_11354014736753578826

 

 

 

 

Yo soy una nostálgica empedernida, y tengo la mala costumbre de dotar a los objetos que me han acompañado a lo largo de la vida de un poder evocador que, en alguna medida, me esclaviza. Admiro a las personas que caminan por el mundo ligeras de equipaje, que construyen su hogar todos los días, allí donde se posan. Yo recalo en mis recuerdos sistemáticamente, y cuando visito los lugares en los que crecí me  reconozco en cada rincón. Y eso me produce una tristeza blanda y pegajosa.

20161203_11185420161203_112827

 

 

 

Cómo no entender entonces este afán por perpetuar tu vida en cada una de tus edades, en cada vivencia enhebrada a cada rincón de tu casa, de tu pueblo y sus gentes. De tu familia. Castro Prieto  camina por estos rincones y escribe un relato en cada fotografía.

20161203_113011_00120161203_113050

 

 

 

Como la nostalgia y la melancolía, cada imagen está envuelta en un halo poético, propio de las ensoñaciones. Y la maestría técnica de Castro Prieto, al servicio de este imaginario. Una preciosa exposición, que os recomiendo.

juan-y-almudena-1996-1024x819 cespedosa_revista-ojosrojos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s