Londres en Navidad

20161213_160651Caminando por Londres, una más entre esa marabunta de gente que se cruzaba en el atardecer navideño, gentes de todas las razas y colores, pensaba que Londres no debería pertenecer a Gran Bretaña, como Nueva York no debería ser norteamericana. Ciudades tan caóticas, tan vivas y contradictorias, tan cosmopolitas, ciudades donde se puede respirar y ser, deberían convertirse en residencia de todos los apátridas. Caminando por Londres se me hace imposible pensar en esta ciudad fuera de Europa, ensimismada en antiguos y rancios esplendores.

20161213_163503 20161213_163711

 

 

20161213_171457 20161213_171649

 

 

 

Aquí conviven el protocolo real y los hombres de leyes con pelucas con un parlamento en que reina la falta de convención, la ironía y  la chanza; la distinción más clasista con un maremágnum de pelos verdes, piercings, rastras y hare krishnas. Al caer la tarde se enciende la iluminación navideña y las calles brillan recién lavadas por la lluvia. Caminamos por Picadilly, por Regent Street. La iluminación de  esta calle se ha convertido en un acontecimiento navideño, y se espera con expectación cada año. En esta ocasión son ángeles/mariposa. Espectacular.

20161213_16513920161213_165157

 

 

 

 

 

 

Los londinenses invaden las aceras cargados de paquetes, es tiempo de compras. Así que decidimos entrar a tomar una “pinta” a un pub atiborrado de gente tanto fuera como dentro. Todo el mundo habla a gritos, nos sirven una Ale perfectamente tirada, y pistachos. Pocas cosas tan típicamente inglesas como estos public house. «Si a uno le preguntan por qué prefiere un determinado pub, parecería lógico poner en primer lugar la cerveza, pero a mí lo que más me agrada es lo que se suele llamar el ambiente», afirmaba George Orwell en 1946. No sé si el ambiente de Nicholson’s le habría parecido suficientemente inspirador al escritor inglés, hoy tan solicitado, pero nosotros pasamos un rato estupendo entre jovenzuelos bociferantes.

20161213_165652 20161213_165718

 

 

20161213_165851 20161213_170143

 

 

 

 

 

 

En pleno Soho, Carnaby Street es una institución en Londres. Hoy es una calle peatonal dedicada fundamentalmente a la moda, de casas pequeñas y ambiente cool, que debe su nombre a Karnaby House, un gran edificio erigido en esta zona en 1683. Vengo a Carnaby Street de peregrinación, tras el aroma de los años 60, que ya se ha evaporado, de los Beatles y los Rolling de mi niñez. En los años 70, Leopoldo María Panero tituló su primer poemario Así se fundó Carnaby Street, un libro desconsolador del que extraigo estos versos dedicados a la calle: “Las pieles de animales, el polvo mágico que necesitaba de la complicidad de un pensamiento, es puesto tras de la pizarra, en una habitación para ellos destinada en el n° 14 de una calle de Londres, en una habitación cuya luz ahora nadie enciende”.

20161213_173756 20161213_173828

 

 

 

20161213_174403

 

 

20161213_174513

 

 

 

Y ya que estamos en la calle de la moda, termino con dos escaparates que me llamaron la atención: el de Zara, en Oxford Street, con un estilo muy diferente al que nos tiene acostumbrados en nuestro país; y con Victoria Secret, una tienda que me encanta y no dejo de visitar cuando voy a Nueva York, en la New Band Street. No en vano estamos en Mayfair.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s