Algo más sobre los Expresionistas Abstractos

1944-ph-235_blackwell2012_mr_web-425x425Aunque reconozco tener una relación especial con la pintura de Rothko, y el impacto que me produjo la obra de Pollock, el Expresionismo Abstracto Americano cuenta en su haber con  más pintores de primera fila. Salí de la exposición londinense con la sensación de que muchas de las obras que allí había descubierto, y que hoy traigo a Mi casa, hubieran merecido por mi parte mucha más atención si no hubieran estado en alguna medida eclipsadas por los dos a los que hacía referencia. Cualquiera de los pintores que hoy os muestro merecen todo el protagonismo. Espero poder viajar a Bilbao y reencontrarlos en el Guggenheim.

willem__kooning_villa_borghese_1960_ de-kooning

 

 

 

 

 

Clifford Steel es uno de los máximos exponentes del expresionismo abstracto, y el primero que abandonó la figuración por los planos de color. Encabezo el comentario con un cuadro suyo, PH 235, firmado en 1944, un gran formato espléndido y desgarrador. La colección del Museo Thyssen cuenta con un Steel de 1965, desde mi punto de vista menos importante que el que os muestro pero muy característico de su última época. Sobre estas líneas un cuadro hermosísimo perteneciente a la colección del Museo Guggenheim de Bilbao, Villa Borguese, de De Kooning, pintado en 1960. Me gusta muchísimo la obra de este pintor. Villa Borguese es el recuerdo de un paisaje romano, el sol, el cielo, el agua, la hierba. A la derecha otro De Kooning muy diferente, realizado cinco años antes, Woman landscope.

kline-requiem kline

 

 

 

A la izquierda otro cuadro impactante, Requiem, de Franz Kline, de 1958. Una pintura intensa, espontánea (de alguna manera me recuerda a la de Pollock en cuanto a lo arrollador de su temperamento), más caligráfica que la de sus compañeros de grupo, que me encoge un poco el corazón. A la derecha, también de Kline, uno de los cuadros que más me gustaron de la exposición, Andrus, firmado en 1961, un lienzo más sereno, más abierto, pese a su profusión de negros.

MW P0851

Recuerdo la primera vez que me encaré con un Motherwell. Fue en el Museo Guggenheim de Bilbao, y nunca olvidé ese cuadro. Se trataba de Iberia. Allí sigue, podemos disfrutar de él cuando queramos. Uno de estos días lo traeré a Mi casa. En la exposición se muestra uno de los cuadros que forman parte de su Elegía a la República Española, un tema que le ocupó desde finales de los años cuarenta, y que concebía como un lamento por España tras la Guerra Civil.

1957_frankenthaler_europa0 joan-mitchell

 

 

 

 

 

Helen Frankenthaler firma el lienzo que veis a la izquierda, Europa, realizado en 1957. Su obra es más lírica, menos matérica, de pintura más diluida que adquiere a veces texturas más cercanas a la acuarela que al óleo. Para finalizar dos cuadros espléndidos: a la derecha, sobre estas líneas, Mandres, de Joan Mitchell, una pintora interesantísima de la que intentaré conocer más; y cierro con Praga, de Philip Guston, firmado en 1956, durante su etapa expresionista. Más tarde su estilo fue derivando hacia un grafismo más cercano al mundo del cómic.

philip-guston

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sylvie dice:

    Cuanto más, expresión que estalla contundente. Como quisiera…

    Me gusta

    1. Sol dice:

      Cómo me gustan que te gusten. A mi me enamoran. Disfruta, Sylvie. Sé feliz

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s