La Grand Place

Este es mi tercer viaje a Bruselas, y siempre me sorprende la belleza de este lugar, visita obligada, una de las plazas más hermosas del mundo. Cuando desemboco en la Grand Place aún persiste una fina llovizna, aunque el cielo se va abriendo (Magritte captó como nadie estas nubes y la dulce palidez de su cielo)…