Amanece

Hincho mi corazón para que entre como cascada ardiente el Universo. El nuevo día llega y su llegada me deja sin aliento.     Recuerdo estos versos de Gabriela Mistral mientras amanece sobre Centroeuropa, camino de Bruselas. Siempre me salva la belleza.