“Norma”, en el Teatro Real

Hacía tiempo que no iba a la ópera; lo astronómico de los precios de las entradas la convierten en un espectáculo vedado al común de los mortales. ¿Cómo pretenderán que la gente joven se aficione si la inmensa mayoría ni sueña con poder pagar una entrada en la que pueda ver el escenario, aunque sea…