Ahora tú lo ocupas todo

Nos recuerdo delante de un Rothko en Bilbao, en Nueva York, en Madrid. Los dos en silencio, atrapados por tanta luz. Tenía la entrada anterior, la dedicada a las supuestas implicaciones místicas de su pintura, escrita hace bastantes días, esperando turno en la bandeja de borradores. Y esta mañana, mientras aguardo para  verte, me ha apetecido…