Demasiado malo para ser ignorado

En 1993 el anticuario Scott Wilson halló en la basura Lucy in the Field Whith Flowers, el cuadro que encabeza este comentario. Lo recogió, se lo mostró a sus amigos y les propuso comenzar una colección con cuantas obras abortadas pudieran encontrar. Si los museos y las galerías  trataban de dar a conocer lo mejor…