Paseando por Bruselas

Siento placer físico paseando por Bruselas. Cuando salgo de mi rutina (tan querida, por otra parte), cambio de piel, me renuevo, y aunque, ni que decir tiene, me acompañan mis amores, renazco limpia y libre, y esa liviandad me da alas. Abrir un paréntesis, dejar tu casa en calma y cerrar la puerta, deambular sin…