Saint-Gilles

20161021_120659Saint-Gilles es un barrio popular, de estrechas calles arboladas, pequeñas plazas, mucho comercio y gran ajetreo de gente yendo y viniendo a media mañana. Oigo hablar en varios idiomas, me cruzo con gentes de razas diversas (bastante población árabe, muchas mujeres tocadas con hiyab) y la vida tiene ese sabor laborioso y amable que, por alguna razón, me recuerda a mi madrileño barrio de Chamberí. Aquí también han crecido las fruterías como setas, y se organiza un mercadillo en cada plaza.

20161021_115921 20161021_120126

 

 

Este pequeño barrio del sur de la ciudad quizá sea su mayor escaparate de Art Nouveau. El “arte nuevo” que por primera vez busca su sello sin recurrir a estilos anteriores, seña de identidad de un siglo que se inicia y que se centra en lo puramente decorativo, jugando con las formas y los colores, y que tiene en la arquitectura  y el diseño  dos exponentes esenciales.

20161021_121323 20161021_121601

 

 

Aunque existen más muestras en otros puntos del barrio, detrás de la Iglesia de Saint-Gilles, en la confluencia de las calles Jean-Volders y Vanderschrick, y a lo largo de esta última, 17 fachadas diseñadas por Ernest Blérot en 1902, a cual más bonita, todas diferentes y formando un conjunto armonioso y único. Algunas de ellas, con su firma en la fachada.

20161021_121419 20161021_121441

 

 

 

 

 

 

20161021_121515 20161021_121651

 

 

 

 

 

 

Madera, hierro forjado, esgrafiados, miradores, piedra y ladrillo de colores. No me resisto a mostraros algunas de las fotografías que hice, enamorada de puertas y balcones. Daría algo por poder entrar y atravesar el portal, subir la escalera (¿se conservará alguna de las originales?) , llamar a cualquier timbre y entrar en uno de estos pisos. Espero un rato delante del número 5, espiando algún movimiento. No sale ni un alma, así que retomo mi camino.

20161021_121729 20161021_121807

 

 

 

 

 

 

20161021_121834 20161021_121858

 

 

 

 

 

20161021_121943

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Fred Anónimo Veneciano dice:

    Un día lluvioso pateé el “barrio modernista”, en busca de la huella de Horta y, acostumbrado a la apabullante magnificencia de los edificios de Art Nouveau del Eixample barcelonés, los hallé casí insignificantes. Edifícios-termómetro entre medianeras, económicos en barroquismo de piedra y lejos del delirio de los hierros forjados gaudinianos. Sí había estarcidos y mosaicos de mérito y diseños que me hicieron recordar las suntuosas orlas de Mucha. Pero es cierto que la modestia puede resultar amable. Y lo era.
    Saludos, Sol.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s